MAPas de vuelo

Que se puede esperar de cubos que danzan? Cubos que vuelan… o desean volar…. Entre acercarse, alejarse, trayectorias rectas, circulares, lentas, rápidas, en conjuntos, aislados…   mirar la danza de los cubos nos puede dejar con el sentido de nuestra danza humana…  con nuestras tentativas de vuelos... de existencia plena… acercándonos, alejándonos, en trayectorias rectas, circulares, lentas, rápidas, en conjuntos, aislados… componiendo distintos | mapas de vuelo.

     Mapas de Vuelo es un espectáculo-instalativo en lo cual cubos de papel de seda danzan movidos con el viento generado por ventiladores y algunos motores. Actualmente es un trabajo en proceso que fue contemplado con una beca en el VII Edital de las Artes de Fortaleza (Ceará-Brasil), que termina en febrero de 2020. Y me gustaría hacer parte de vuestro festival, por ser un espacio de investigación, que amplía los límites de la danza y genera un ambiente de intercambios con publico no especializado al igual que con otros artistas.

      La investigación relaciona dos aspectos centrales que persisten en mi trayecto: 1. la inquietud acerca de la formación colectiva humana y sus implicaciones en nuestros modos de existir y constituir subjetividades, en especial sus conformaciones más “sutiles” (micro/bio políticas); 2. la cuestión de la desjerarquización entre el humano y el mundo, entre humano y la matéria, a partir de una mirada sistémica de constitución de ambientes, y por lo tanto, una mirada en que las partes se co-interfieren.Estos aspectos van a conformarse en distintas capas del hacer artístico. Toman forma más allá de los límites de las articulaciones discursivas. Plantease más bien desde las elecciones de los sistemas de trabajo en la danza en cuanto lenguaje, hasta acciones involucradas en la creación del trabajo, como por ejemplo, las relaciones con los vendedores de materiales, con los bailarines, las acciones de compartimiento de informaciones y formación en el desarrollo de la obra, etc.  Lo que se plantea es una perspectiva integrada de los elementos de un entorno. En ella, el humano, los materiales y el entorno no son partes separadas en interacción, sino que se piensan con un nivel de entrelazado de mutua afectación.

           En este sentido concordamos con el antropólogo Tim Ingold, en su crítica a la (1.) visión de la materia como constitutivos de un mundo aparte del mundo humano, (2.) a la visión de la materia como pasiva y con una existencia dependiente de la recepción de información humana. En sus palabras: “Una vez que reconocemos nuestra inmersión [en el mundo de la materia], lo que este océano nos revela no es la homogeneidad suave de diferentes tonos de materia, sino un flujo en el que materiales de los más diversos tipos, através de procesos de mezcla y destilación, coagulación y dispersión, y evaporación y precipitación, experimentan una generación y transformación continuas. Las formas de las cosas, lejos de haber sido impuestas desde afuera sobre un sustrato inerte, surgen y se apoyan - como, incluso, también lo somos - dentro de esta corriente de materiales.” (INGOLD, 2015, p.56-57, libro de Estar Vivo). El filósofo francés George Simondon aborda desde su campo híbrido de investigación una perspectiva similar: “La materia viva está lejos de ser pura indeterminación o pura pasividad. Tampoco es una tendencia ciega; por el contrario, es el vehículo de la energía informada”. En este sentido, humano y materia son entendidos como partes de un sistema, diferenciados en sus condiciones constitutivas. Esta visión de ruptura de la jerarquía del humano sobre la materia (sobre el mundo), invita una mirada inmanente como principio, estableciendo un suelo en el cual otra relación entre las partes del sistema se establecen: una relación basada en estar “con” y no la noción de estar sobre o de sujeción de la materia. Configura una manera de convivio con la diferencia, ejercicio de base que se extiende a las relaciones humanas, respetando a los distintos “materiales” de subjetividad humana. O sea, desde esta mirada podemos pensar en modos de articular sistemas, en los cuales el otro puede ser tomado desde su diferencia constitutiva, en una perspectiva de interacciones coletivas potenciadoras y no de subordinación, produciendo resistencia a lo que se plantea en los dispositivos capitalistas de interacciones subyugadoras, con sus políticas de subyugación clavada en nuestros cuerpos y relaciones más intimas con el mundo.       

        Estudios de Movimiento

maqueta digital inicial del proyecto

      Así, las posturas de escucha, estruturas de alocentría y visión de contexto son tomadas como centrales al pensar una política de la existencia en esta perspectiva sistémica y de inmanencia. Y no solamente en este ámbito sino que en la formación técnica del bailarín contemporáneo, del “interprete-creador” (como se llama en Brasil).  O sea, no es solamente una visión/acciones de/ en el mundo, pero constituye una dinámica técnica de fundamento en la danza de (co)autor, el desarrollo de la capacidad de autopercepción  en contexto, como herramienta que le permite una postura activa y co-responsable por la creación artística. Y también van a ser herramientas centrales en los procesos de creación con los materiales, una vez que la materia no es sumisa. Ella, sea en cuanto espacio, ambiente, objetos, y mismo personas, tiene sus propias cualidades y exige una escucha de sus límites y posibilidades, de sus características constitutivas, para que logremos un diálogo horizontal, una composición: COM_posiciones y no SOBRE_posiciones.

      Este proyecto se conforma como uno sistema compuesto de viento, ventiladores, cubos de papel de seda y  dispositivos de mecatrónica artesanal (robótica y automatización), constituyendo un entorno de interrelaciones que convocan este estado de escucha atenta en el desarrollo de una composición que se quiere lacónica, al revés de directiva, en su producción de sentido. Son criaturas que dibujan trayectorias en el espacio, mapas de vuelo. O de NO vuelo, pues que hay los que no pueden volar o los que vuelan distintos por sus constituciones físicas, matéricas… 

Entre acercarse, alejarse, trayectorias rectas, circulares, lentas, rápidas, en conjuntos, aislados…   mirar la danza de los cubos nos puede dejar con el sentido de la danza social humana… talvez reflexionar sobre nosotros como colectivo temporales, en una danza en la cual cada parte de este todo genera en la micro y en la macro escala, modos de existencia y de constituir mundo.

rastros del proceso de creación

      Estudios de formas, aerodinámica, modos de construcciones y reproducción de cubos de papel de seda.

        Investigación de alternativas de control de velocidad de ventiladores AC e DC.

Investigación de construcción de criaturas mecatrónica en desplazamiento de piso

   Notas vidográficas de proceso.

Agradezco al apoyo de: